La primera vez que probé esta tarta de queso en un pequeño café de Estambul no conocía su nombre. Sólo sabía que era la mejor tarta de queso que había comido en mi vida.

Fue después, cuando empecé a seguir sus hipnotizantes videos en Instagram, que me di cuenta de que mi descubrimiento tenía más de español que de turco. Un par de meses después me atrevería a decir que la tarta de queso de La Viña, en San Sebastiánes posiblemente la tarta más imitada del mundo.

Cada vez más cafés y bares de Estambul comparten en sus menús (y posts de Instagram) la famosa #SanSebastiancheesecake, pero no son los únicos. El encargado del restaurante La Viña no parece sorprendido ante la lista de imitadores que les han salido en Turquía. “A veces nuestros clientes nos enseñan fotos de tartas como la nuestra en Alemania, o Irlanda. Y hace unos años una televisión japonesa nos visitó para hacer un reportaje. Al parecer la tarta es un éxito en Asia”, cuenta a Traveler.es.



Eso sí, la receta original sigue en manos de los cocineros de La Viña. Hasta ahora, nadie les ha preguntado el secreto. “Sólo una vez un chico japonés, que estudiaba pastelería en Francia, nos preguntó si podía estar con nosotros en la cocina, para ver cómo trabajábamos”, dice el encargado.

En Turquía, y en especial en Estambul, el boom de la tarta parece difícil de creer.Incluso algunas cadenas de restaurantes han empezado a ofrecerla, y los cafés más hipsters de la ciudad compiten en Instagram por la tarta más cremosa. O lo que es lo mismo, por la que mejor se ‘menea’.

 



Claro que, de tanto usarlo, van a gastarle el nombre. Algunos llaman ya San Sebastiáncualquier tarta de queso, cremosa o no. Estos son algunos sitios donde probarla.

B.BLOK, ESTAMBUL

El favorito por excelencia. Por su tarta de queso, pero también por su local, pequeño y acogedor (aunque recientemente se han trasladado a un espacio algo más grande).

 

ólo un vistazo a su Instagram hará que quieras coger un vuelo para probar esta tarta.El toque justo de dulzura y amargor, con unas notas de vainilla. Cremosa, pero ligera. Sencillamente perfecta.

¡No podía ser para menos! La tarta San Sebastián es uno de los pocos platos que sirven en este café, junto a un brownie de dos chocolates y un bufé de ensaladas y platos fríos para los que necesiten la escusa de ir a por el postre.

 

Compártelo en tus redes sociales